Una acción social voluntaria

Como se ha mencionado en alguna ocasión, la organización de la Donibane Lohizune – Hondarribia Lasterketa persigue un fin social con cada edición que presenta. Anualmente se elige un proyecto social de entre los muchos que promueven entidades y organizaciones sin ánimo de lucro y se destina una parte importante de la inscripción.

Así pues, “la Donibane” ha apostado por colaborar económicamente con diversas instituciones y organizaciones, como el Banco de Alimentos de Gipuzkoa o la promoción del euskera y las Ikastolas en Iparralde, si bien cada año se somete a valoración nuevos proyectos a los que apoyar y colaborar.

Actualmente la carrera se organiza y sostiene y organiza íntegramente mediante la colaboración voluntaria y desinteresada de más de 400 personas. Voluntarios que con su trabajo durante todo el año y especialmente el día de la prueba cubriendo cruces, asistiendo a los corredores o montando la salida o la meta, hacen realidad este proyecto. Familiares que ayudan en el reparto de dorsales o la preparación de la bolsa de avituallamiento de meta. Gente que colabora desinteresadamente para hacer de “la Donibane” un evento festivo, deportivo y familiar.

Personas que, con su trabajo voluntario a lo largo del año, pero especialmente los días previos a la prueba, hacen posible ofrecer la que sin duda es una de las ofertas deportivas más destacables de la Costa vasca.

a